Page 2 of 4

DESTINO

Convencido de que su muerte ya debía de haber sucedido tiempo atrás, y que el regalo de la vida no solo no le interesaba, sino que no lo veía como tal. Comenzó una búsqueda un tanto trillada dentro de los caminos espirituales y senderos mundanos. Desde Budismo zen, Sexo tántrico, fue Testigo de Jehová, leyó completo el libro del Mormón y hasta él Corán. El Reiki le pareció sencillo e interesante, el yoga le dio un tiempo de calma. Vivió tres meses borracho, y no se animó a cambiar su sexo.

Continue reading » DESTINO

LA VENGANZA

La rueda de piedra gira en su eje, paso la cuchilla. Tomo al azar cada herramienta. El metal se desgasta y sangra una mezcla negra. No importa el tamaño ni lo grueso del acero, afilar no es ninguna ciencia, pero ritual, ritual si. Hay que humedecer con unas gotas de agua la hoja, algunos la escupen, yo prefiero la nieve de debajo de la ventana así también enfrío el metal. La punta del cuchillo se vuelve puñal criminal, con personalidad y firmeza. Las pinzas y los ganchos son agujas que penetran, sostienen, tensan sin desgarrar la carne fresca.

Continue reading » LA VENGANZA

REY DE ESPADAS

reydeespadas copia

El paño verde, en fuerte contraste con mis uñas negras. Vuelvo a mezclar y no estoy seguro. Repito la acción, saco la primera carta del lomo del mazo, es un cinco de copas, carta simple, no dice demasiado, no es fuerte, ni siquiera tiene identidad. Con el dedo índice de la mano izquierda deslizo otra carta, la llevo patinando y con cautela, la doy vuelta. ¡Rey de espadas! Esto genera seguridad aunque por sí sola no alcanza.

Continue reading » REY DE ESPADAS

El 621

Tercer día  de 42° en la capital, el cemento parece derretirse y la brea se pega a los zapatos.  Lucas y Bebo viajan al oeste con la ansiedad que les permite el calor.  A Laferrere, en el 621.

El chófer lleva seis horas de recorrido. No logra mantener la espalda contra el asiento, la transpiración y el polvillo se han vuelto una arcilla en la piel. El exceso de peso lo incomoda, lo encierra en su propio cuerpo.

Bebo se pasa la mano por la frente y después por la cara, dejando marcas como las de un indio antes de combate. Lucas mira por la ventana.

Continue reading » El 621

TUNEL

Los golpes venían del lavadero, directo del lavarropas. Era un ruido como quien golpea la puerta de una casa. Me acerqué y  miré la ventana de vidrio que no tendría más de treinta centímetros.  El sonido venia de adentro!. Quité unos calzoncillos sucios y el pantalón pijama, eché un vistazo y descubrí que una luz brillaba en el fondo del túnel de metal. “Será un reflejo”- pensé; pero la tarde se había hecho noche y no estaban prendidas las luces de afuera. El túnel parecía engañarme, cuanto más metía mi cabeza, más grande se hacia la luz y para cuando me di cuenta tenía medio cuerpo adentro . El golpe, del que ya me estaba acostumbrando a escuchar, adquirió mayor intensidad y un extraño eco. Metí mi pierna izquierda y resulto que cabía parado. Noté que los agujeros por donde filtraba el agua eran profundo hoyos en los que podía caer.

Con precaución y curiosidad me fui acercando a la luz. Esquivé el ultimo de los pozos. La claridad era mayor, el suelo que antes era de metal pasó a ser de tierra. Encontré un sendero y lo seguí. Una espesa vegetación que desconocía me rodeaba. El moho se fusionaba con enredaderas de hojas verdes grandes a la vez que se veían pequeños arbustos. Al final se descubría un cielo perfectamente azul. El paisaje era maravilloso. El golpe me sorprendió, pero no tanto. Antes quedé impactado por el hombrecito que los propiciaba con su hacha.

No me presto atención aunque ya me había visto. Giro su cabecita y dijo con seriedad – ¡Mira que son curiosos los de allá, creen que todo golpe o ruido es para ustedes!

VAMOS GORDO

 

La humedad moja el piso de cerámico, el gordo resopla ahuyentando mosquitos, mueve torpemente las manos de dedos grandes como inflamados por algún tipo de alergia,  la tarde trae colores de hojas rojas y amarilla, la habitación tiene dos ventanas, siempre abiertas  y no corre ni una débil briza, las piernas parecen  almohadones pálidos, el sobrepeso lo aprieta, la grasa lo deforma, genera que sus brazos floten, lo empuja la gravedad contra la cama.

Continue reading » VAMOS GORDO

SUPERCLASICO

 

Por la mañana, las tostadas recién hechas sin dorar. Así le gustaba a Julia. Dulce de durazno que le recomendó el médico, té de poleo, queso blanco untable. Norberto la toma de las axilas incorporándola, le agrega dos almohadas y le acerca la bandeja con el desayuno. Toma el control remoto, cambia de canal, ella lo mira y él lo vuelve al que estaba.

Tomaba sus cosas y se iba a trabajar. Ella compartía la mañana con la empleada que se hacía cargo de los quehaceres de la casa, sin dirigirle la palabra. Se levantaba raspando el piso con las pantuflas, bajaba las escaleras, fruncía el ceño al ver a la empleada, tomaba un libro de la biblioteca y de la misma manera desandaba el trecho. Estiraba las sabanas, ordenaba su ropa interior, habría las ventanas, salía al balcón que daba a un vivero y respiraba. Se quedaba al sol hasta entrado el mediodía. Una vez en el cuarto, la empleada le traía la comida. Tiraba fuerte de las sabanas para enderezarla y darle de comer.

Continue reading » SUPERCLASICO

IGUAL QUE A MAMÁ

Me paso el cepillo. Siento una caricia de dedos mimosos como los de mamá antes de ir a dormir. Es muy finito mi pelo por eso me cuesta tanto cuando me hago trenzas. Acá atrás me tironea y siento cómo se cortan algunos pelos.

Continue reading » IGUAL QUE A MAMÁ

FOTOS ENMARCADAS

Corría apenas la cortina, espiaba sin ver. La espera no era tal cosa. Recorría la casa siempre con la mirada a la altura del zócalo, en un transitar lento, sin apuro,  El tiempo era su condena.  A veces miraba la escalera y pensaba que quizás la baranda pudiera tener alguna huella de ella, algún resto de perfume. La casa se había convertido en un laberinto inmenso. Las sombras habían logrado conquistar cada rincón. Arrastraba la pierna derecha, el hombro del mismo lado había caído varios centímetros, los dedos teñidos, colgaban como racimo de uvas de una rama delgada. Babeaba, pero se limpiaba para no chorrear. Se inclinaba cada vez más, pero tenía la fuerza para no dejarse caer.

Continue reading » FOTOS ENMARCADAS